Mas digo yo no Cristo

¿Algunas vez has oido una frase como: con el no se puede hablar porque el es republicano o el no puede darte una buena opinión sobre el tema porque el tiene familia homosexual o adictos o en la carcel?

El apóstol Pablo en 1 Corintios 7:12 usa la frase: “mas digo yo, no Cristo” hablando del matrimonio. Siempre me ha llamado la atención este versículo porque partiendo de la premisa que Pablo reclamó muchas veces hablar por inspiración divina. Habia dicho de su predicación que no “fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder” (2:4,5). Pablo contrastó la sabiduría humana con la sabiduría y poder de Dios, y declaró que él poseía la última.

Definitivamente el estaba marcando una diferencia. No estaba diciendo que hablaba en la carne. Mucho menos que esta verdad no se alineaba con lo que Cristo enseñó. Solo decía que “Cristo no lo dijo”. Sin embargo, esta premisa debe servir a muchos líderes al momento de expresar sus ideas.

Nuestra perspectiva SIEMPRE debe partir de Cristo mismo y NO de lo que creemos o sentimos. Mis opiniones, predicaciones, y hasta conversaciones con otros deben partir de que ya no se trata de mi.

Aún cuando Dios continue trabajando en areas de nuestra vida y/o todavía no lo entendamos todo. Nuestras opiniones deben estar basadas en la palabra.

Voy a dar un ejemplo porque a veces siento que hablo en jeringosa:

Si yo creo en el sexo fuera del matrimonio (por las razones que sean) y soy cristiana mi consejo a otro debe ser que se case.

Si tengo familiares homosexuales, los amo, los bendigo, les demuestro ese amor, no los hago sentir rechazados… pero mis posturas NO giran en torno a esta realidad sino que giran en torno a la VERDAD de su Palabra.

Debemos ser íntegros en toda nuestra manera de vivir. No fariseos. Íntegros.

Advertisements

5 PASOS PARA LOGRAR UN CAMBIO CULTURAL EN LA IGLESIA

Llevo muchos años en la iglesia y siempre que se quiere imponer algo nuevo hay resistencia. La palabra IMPONER puede que a muchos les incomode pero dentro de las iglesias, un grupo decide y el grupo de creyentes acata o rechaza. El asunto del Cambio Cultural en la Iglesia es un tema viejo.

Pasa que la iglesia invierte tiempo y dinero en nuevas “estrategias” para hacer más atractivos y entretenidos los servicios, evitar el aburrimiento de los que asisten y ganar su atención y ganar almas para Cristo. De repente una iglesia que tenía un orden de culto (liturgia) por años, intenta algo nuevo. Traen luces.  Cambian el altar de color.  Ya no usan el dichoso atril sino que usan podios de acrílico.  Incluyen danzas. Mimos. Películas. Dramas Cantan música contemporánea. Fuegos artificiales. Etcétera, etcétera, etcétera.

Los ya asistentes (que no los voy a llamar los ya convertidos porque en su murmuración el título les queda grande) se incomodan con los cambios y lo menos que hacen es boicotear los intentos de cambio.  Se quejan, murmuran, dejan de asistir y citan el versículo de la Biblia que habla de “NO CONFORMARSE a este siglo. (Romanos 12:2)” La pregunta es: ¿Se refiere este versículo a que no debe la iglesia sufrir cambios culturales?  ¿Debemos o no debemos, atemperarnos a los tiempos? ¿Cómo podemos lograr un cambio cultural dentro de la iglesia?

Me pregunto si en el momento de la toma de decisiones esta la pregunta de si la iglesia esta o no preparada para tal o cual cambio? ¿Y cual será el impacto en los miembros de esta? He visto como hay cambios que vuelven a retomarse luego de años porque se dieron cuenta que esos cambios a la larga crearon otras situaciones. Puedo mencionar la eliminación de las escuelas dominicales, los cultos segregados y otros tantos.

Debemos definir que componentes hay dentro de la cultura organizacional como lo es la Iglesia. Podríamos decir que la componen el conjunto de valores, principios, normas, procedimientos y conductas que comparten TODOS los integrantes de la iglesia, sin importar su nivel de gestión en el organigrama de esta.

¿Quienes toman parte? Repita: TODOS… ahhh, entonces ¿no solo es para los de afuera? 🤔 o sea que cuando voy a hacer un cambio, ¿no solo debo considerar los que habrán de llegar? Lo que pasa es que el comportamiento de la iglesia se verá afectado en la manera en la que se administren o se apliquen los cambios.

Entonces ¿Cómo lo logramos? Para que lo anterior se cumpla, es ideal que haya una cultura de reconocimiento, crecimiento, tanto intelectual como espiritual, y comunicación. Cuando las personas se sienten reconocidas y sienten que tienen gran impacto en su Iglesia, su servicio incrementa y la cultura de compromiso se impone.

Por ponerles un ejemplo de esto que viví hace años en una iglesia, resulta que dentro de la  predica se establecía una comunicación y relación fluida entre el pastor, pastores y los miembros de la iglesia, eso era lo que se establecía en la parte visible de la iglesia, sin embargo en la parte invisible las creencias, percepciones y emociones eran contrarias, ya que los pastores y personal de la iglesia tenían un estacionamiento y ascensores privados que minimizaban los contactos de los empleados. Resultado: que los pastores se perciben como elitistas.

Como yo soy visual les incluí la figura del iceberg (arriba). Una cultura organizacional, como lo es la iglesia, tiene 2 partes, la que se ve y la que no se ve. La cultura tiene que ver con la forma en la que organizamos la iglesia, lo que decimos que hacemos y qué haremos, más la forma cómo realmente lo hacemos.

Un proceso de cambio de cultura es complejo, requiere esfuerzo y valentía, es a mediano y largo plazo, pero requiere que se tomen acciones rápidas y efectivas. Y he aquí, lo que dicen los que saben:

PASO 1 DEFINIR LO QUE SE QUIERE

La visión de lo deseado, los valores que queremos fortalecer, creencias y conocimientos que reforzarán el cambio. “Una gran ciudad una vida a la vez…” Los que toman decisiones no pueden dar nada por obvio. Hacer un análisis consiente.

PASO 2 COMUNICAR CLARAMENTE LO QUE SE QUIERE

Suena parecido pero NO lo es. Ningún proceso de cambio que involucre personas puede darse sin una comunicación efectiva.

PASO 3 TOMA DE DECISIONES

En este paso deben empezar a darse los cambios necesarios, las resistencias empiezan a vencerse en la medida en que se ejecutan acciones, por ejemplo cambios en las estructuras, roles y responsabilidades, procesos, sistemas, infraestructura etcétera. Siempre y cuando los dos primeros pasos estén claros.

PASO 4 APOYO Y CONDUCTA DE LOS LÍDERES

El liderazgo representa un elemento clave en el cambio de cultura, estamos hablando del modelaje, para ello los líderes deben estar motivados y formados para ser impulsores del cambio.

Si los líderes no modelan y son ejemplos del cambio, el resultado no será exitoso ya que este paso tiene un peso importante en el resultado final del proceso de cambio de cultura.

PASO 5 CELEBRACION Y SEGUIMIENTO

Los logros hay que reconocerlos y celebrarlos. Si no, se corre el riesgo de caer en la apatía y olvido. Se debe hacer un seguimiento constante de los proyectos para garantizar su efectividad. ¿Logramos lo que queríamos? ¿Que cambios podemos hacer para que sea un éxito la vez próxima? ¿Lo eliminamos?

A veces pensamos que los reconocimientos tienen que ser en dinero o que debemos incurrir en gastos y no es así. Un simple mail, una reunión general de felicitación, una tarde libre, un almuerzo, un mensaje en los proyectores son ejemplos de salarios emocionales básicos que tienen más fuerza que lo económico.

En conclusión un proceso de cambio de cultura es complejo, requiere esfuerzo y valentía, es a mediano y largo plazo, pero requiere que se tomen acciones rápidas y efectivas. Es mucho más que hacer cosas nuevas. Recordemos que de no haber lo antes mencionado las personas no están listas. No estarán receptivas y abortaran su misión. Imponer, empujar nunca ha sido, ni será, una buena estrategia.

Por último el liderazgo y apoyo de los pastores durante todo el proceso es vital, dejarlo en manos de mandos medios o terceros, sólo garantiza el fracaso.

Lo que pienso del Día de la Mujer

Me preguntaba porque no me gustaba celebrar el “Día de la Mujer”.  En ese momento pensé reprender mi vieja criatura oposicional y desafiante pero luego oí que alguien más pensaba lo mismo y pensé, “Misma, no eres la única, no es que sacaste a pasear la vieja criatura”.

Sé que somos maravillosas, inteligentes, que estamos hechas para triunfar, que tenemos la capacidad de dar vida.  Somos poderosas. Imparables.  Pero… ¿cuál es la gracia? ¿A quién se le ocurrió que las mujeres debían ser iguales a los hombres? ¿La desigualdad? ¿La violencia domestica? ¿Por qué No entonces pelear por las razones y no añadir una nueva carga sobre nuestros hombros?  La de SUPER WOMAN.

Ahora somos maravillosas, inteligentes, que estamos hechas para triunfar, que tenemos la capacidad de dar vida.  Somos poderosas. Imparables.  Pero estamos más explotas que un cohete de la parada de Disney World.  Los hombres siguen teniendo sus beneficios y nosotras…. ¿nosotras que? Ellos rebajan más rápido y nosotras engordando porque pasamos la vida corriendo de lado a lado; comiendo en el tapón, a las nueve de la noche porque llegamos a esa hora de trabajar y recoger muchachos.  Llegamos a cocinar y a fregar.  A hacernos el pelo para el otro día mientras ellos tienen mejor pelo que nosotras y se lo lavan con jaboooonnnn…

Ahora cargamos ambas consecuencias de la caída del hombre: parimos con dolor y trabajamos para comer.  Sigo sin entender… ¿qué es lo que celebramos? ¿Celebramos los dolores de la menstruación mientras estamos trabajando ocho horas de pie sobre tacas y bien apretaditas para complacer a los diseñadores “masculinos” que nos dictan la moda?

Leí a un doctor especialista en metabolismo decir que Dios diseño a la mujer para preservar la vida. ¡QUE BELLO ES TODO!  Vi el cielo abierto. Acto seguido dice: por eso es que retienen agua y grasa.  O sea, ¿qué debo celebrar el Día de la mujer porque ahora tengo celulitis por la retención de agua y grasa? O es ¿porque retengo grasa abdominal para preservar la energía futura?  O sea que el Día de la mujer se trata de celebrar que soy como un generador eléctrico para nada silencioso. ¿Por qué lo complicamos?

Mañana será otro día.  Hoy digo como Martin Luther King:

“Yo tengo un sueño”.  Sueño con el día en que la mujer ocupe el lugar para el que fue diseñada.  El de ayuda idónea.  Sueño con que la mujer pueda sentarse a la mesa con el hombre sintiéndose orgullosa de su femineidad.  Sueño con una mujer que tiene confianza total de su esposo porque sabe que este no hará nada que la perjudique a ella o a su familia.  Sueño con una mujer que se siente orgullosa de su gracia y no de sus títulos alcanzados.  Sueño con una mujer que camina de la mano del hombre como quien lleva el reloj más caro y fino del mundo.  Sueño con una mujer sonriente que trabaja para cumplir las metas de la familia mientras desayuna con sus hijos en las mañanas.  Sueño con una mujer como las describe Proverbios 31

Estados Unidos, la America Tercermundista

A mi nadie me contó lo que nuestros hijos pasan durante un proceso de seguridad como el de “Random Metal detectors”. Todos como vacas, entrando por un espacio pequeño, custodiados por policías que están por todos lados, detectores de metales, toqueteos, miradas de desconfianza, trato hostil…

¡Nuestros hijos merecen paz! Merecen respeto. Merecen crecer en un mundo donde se sienten aprobados amados. Necesitan fortalecer una autoestima saludable. ¿Que clase de personas tendremos en el futuro? ¿Que estamos formando? Los que trabajan en salud mental saben a que me refiero. Gente insegura. Acomplejados, hostiles, cero destrezas de comunicación, siempre a la defensiva…

Ya se lo que están pensando. ¿Pero y a esta que le pasa se volvió loca o que? Eso es por la seguridad de tu hijo… A pues déjalo que venga un loco y acabe con ellos… ¿en que mundo tu vives? Y muchas otras cosas mas sé que deben estar pensando.

Sin embargo, los que nos preocupamos por formar personas saludables, no queremos que nadie nos haga la tarea mas dura. Aquellos que no hacen su tarea de formar buenas personas… esos, definitivamente, necesitan a La Trinidad entera en su vida.

No me interesan las razones que lo impulsan. ¿Que son validas a estas 24 horas? Validas o no, no quiero que mis hijos sean cavernícolas mileniales que todo lo arreglan, como decia mi papá, “a mucho tiro y mierda de caballo”. O por otro lado, inadaptados sociales inmersos en un mundo virtual evitando las relaciones interpersonales por miedo.

Si yo hubiera querido vivir en un país bélico me hubiera mudado a uno. Si yo quisiera vivir asustada, con prender las noticias tengo. Si yo quisiera desconfiar de todo lo que se mueve alrededor, me armo también con doce AK”whatever” y le enseño a mis hijos a ser desconfiados, a preocuparse solo por ellos, a no tener fe, a vivir desesperanzados. Les enseño a resolver problemas a puños o buscando un sicario que se los resuelva….. a huir sin que nadie los persiga.

¡Ay mira NO! Váyanse con sus razonamientos de pacotilla a otro lado. Pedro decía: Apártate del mal y haz el bien.

Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. SIMPLE

Y ahi mismo dice como se logra eso.

No prefiera hacer cualquier cosa que se exalta en contra de Cristo antes que recibir la paz que solo El da. No le neguemos a Cristo el milagro de la transformación en su vida. No nos neguemos a recibir Su paz por seguir nuestros razonamientos. Al fin y a la postre esos mismos razonamientos nos han traído hasta este punto…

La verdad es hija de Dios y a mi nadie me lo contó.